El fiordo

El fiordo, de Jerónimo Alayón.
Al principio
       solo un charco
en el alma

Se diría que imperceptible

Luego
       el charco está aquí                            y allá
       en el séptimo cumpleaños
       en las noches del niño velando el sueño del padre 
moribundo

       en la calle abierta
                        en las manos 
despobladas

El archipiélago de charcos se hace lago
en el alma
       superficial al inicio

Finalmente
       el lago es el fiordo

                      hondo
                                                   helado

Se diría que imperceptible

El niño crece
   también el agua
                   y el fiordo
  está aquí                                              y allá
          en la sonrisa del hombre
                                 en sus palabras 
         escasas
                                                           lejanas
         ayuno de lenguaje
         el silencio

                      hondo
                                                    helado

La obra está concluida

Se diría que imperceptible

Apenas una leve tristeza            en la mirada
                           una mirada
             como de Kästner
                                             oculto
          en medio de la

     muchedumbre

Comentarios: ¡Anímate! Para mí es importante leer tu comentario al final de la página.

© 2021 Jerónimo Alayón.

Suscríbete al blog para estar al día:

Únete a otros 2.968 suscriptores

¡Anímate a comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.