Sé que te he soñado tan pura…

Sé que te he soñado tan pura, de Jerónimo Alayón.
El fulgor de tu rojiza cabellera
llega hasta mí en un vaho azul

Te veo en el pórtico de la caverna
                seno de la montaña
        casa de las diez rosas
y te oigo rezar un salmo antiguo

La belleza es el fulgor de la verdad…

Caminas majestuosa hasta mí
tomas vaporosamente mis manos 
y me conduces al ara del tiempo

Allí nos mira
desde su trono
       el ojo de la eternidad
               una rosa de siete pétalos dorados
       con el corazón en flama
circundada por nueve rosas púrpuras

Deposito sobre el altar la llave del tiempo
y los tres pergaminos sagrados
                                     con mi nombre

Me conduces hasta el mar de bronce
una a una me despojas de mis vestiduras
       con milenaria castidad
y me arropas con sus aguas

Me guías luego hasta el río de fuego
que corta en dos la sacra caverna
       me sumerges en sus flamas
              antiguas
y susurras mi nombre
       un nombre indecible
              más allá de la niebla azul
y del silencio
       todo sin soltar mi mano
              y con cuido eterno

Oigo entonces tu nombre
       Leah
              en la voz de las doce campanas
       del tiempo
y me estremezco al despertar

Sé que te he soñado tan pura
que siento vergüenza

                               de pertenecerte


© 2021 Jerónimo Alayón.

Suscríbete al blog para estar al día:

Únete a otros 2.968 suscriptores

¡Anímate a comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.