Selección de poemas inéditos (V)

Poemas inéditos 5, Jerónimo Alayón

Selección de poemas del libro El murmullo de Paracelso, de mi heterónimo John Parker

Poema en triciclo #1

Su infancia es una postal sin destinatario
     su mirada es la crisálida del silencio
 
Aunque tenga triciclo
     el poeta niño no sabe de calles ni extravíos
     (intuye que hay versos exentos de palabras)
 
Entiende que la vida es
un poema de pedales recios
     (más tarde lo recordará)
 
A veces detiene el triciclo
     mira el mundo
     (ese poema del eco)
 
El poeta niño aún no es poeta
     la poesía también es
ese prodigio de lo que espera por su ser

Poema en triciclo #10

El poeta ha chocado su triciclo
contra el de otro poeta
     el otro poeta es una poeta
     ella lo ha mirado con miedo
     él le ha hurtado la mirada
     (le ha dejado el miedo)
 
En la noche
     la poeta extraña sus ojos
     los del acta de nacimiento
     aquellos que solo miraban
 
El poema
     de cuando en cuando
     es un miedo enmascarado con palabras ajenas
     una jaula prisionera de su ave

Poema en bicicleta #4

El poeta estaciona la bicicleta
     se acerca a la baranda del puente
     piensa en Ofelia
     en dejarse caer
     en dejarse doler
     cuenta gaviotas para Alfonsina
     no es martes 25 de octubre
     lo sabe
     aún no hay edredones de musgos escardados
     aún su tristeza es de capullo

Poema en bicicleta #8

La poeta
     como todos
     tiene remiendos en el horizonte
 
El poeta ha descubierto la impostura
     el corazón de una mujer
es un poema de palabras boreales
     quien lee en él
debe saber el lenguaje de los mares sin luz
 
El poeta ha naufragado
     una bicicleta solo cruza el mar
si al final está el infinito que espanta el azul

Poema en bicicleta #10

El poeta pisa algo con la bicicleta
     ahora lo sabe
     la rosa es un lío
     tiene fragancia
     tiene espinas
 
Luego de tanto esperarla
     se marchita
 
El poeta sueña con Paracelso
     lo aguarda cada noche junto a su chimenea
     junto a las cenizas
     junto a la rosa que ya no es

Poema en auto #4

El poeta va al supermercado en auto
     recorre pasillos de su vida
     toma víveres para una casa
     (ajena)
     va a la caja
     presenta sus culpas a la dependienta
     paga con silencio
     sale
     le han robado el auto
     siente alivio
     se ha librado de Odiseo
     (así llamaba a su auto)
     también de Ítaca
     toma un taxi
     pide ir al Taj Mahal

Poema en auto #11

El poeta está harto de Odiseo
     a menudo lo estaciona
     se reclina en su asiento
     lee los versos de la poeta que amó
 
Uno en particular le atormenta
     un árbol crece en el mar
     de espaldas al mundo
 
El poeta se angustia
     sospecha que el árbol sigue allí
     en medio del infinito que espanta el azul
     hundiendo su raíz en la soledad líquida
 
Hay poemas que no vemos porque
tendríamos que haber muerto
     tantas veces

Poema a pie #1

El poeta ahora es sabio
     marcha a pie
     sin artificios
 
El triciclo era solo un símbolo
     dos pies marcan el ancho del trazo
     un bastón
     (batuta del tiempo)
     dicta el destino     final
 
Un día el poeta no estará
     su poesía será ceniza de rosa
en el cuenco de las manos de algún Paracelso

Poema a pie #4

El poeta ha releído a Novalis
     es otro ahora
     lo sabe   
     la noche es cofre de luz
 
El poema no es lenguaje oblicuo
     es existencia oblicua
     la muerte es la última metáfora
          perfecta en sí misma
 
El poeta
también ha tocado la mano de la señora
     es otro
     ahora lo sabe   
     escribe versos que nadie más puede leer
     cruzará el mar en triciclo
     por última vez
     entrará al laberinto de espejos
     pronto lo redescubrirá
          el laberinto es el Minotauro

Poema a pie #9

Cruzo como a través de un sueño turbio… Todo parece doble o triplemente silencioso.

Robert Walser

El poeta tiene una afición
     caminar a solas por el monte Patrash
          en sus paseos lee otra poesía
 
Para el poeta
     todo es mucho
     aun las cosas más ínfimas
 
Hay una poesía adentro que espera
por la poesía de afuera
     sin la primera     la segunda es artificio
de sombras que caminan sobre el ruido de las palabras
     entre ambas          está el poema
 
El poeta hunde su existencia en la niebla de la montaña
     a solas
     se pierde del mundo con el placer
de quien puede morir sin culpa
     sin estridencias
 
Caminar es aquilatar el peso de la memoria
     la delgadez de la ausencia
     la levedad del tiempo
     la palabra exacta que habitará
el recinto del doble silencio
(el poeta es silencio detrás del silencio)
     un silencio cuyo contorno es el poema
 
Caminar es escribir lo inaudible
     lo ilegible
     lo supo el poeta de la nieve
     lo sabe el poeta de la niebla
 
Escribir tiene un precio
     el poema es un triunfo sobre la muerte
     a solas
     sin estridencias

Alayón, Jerónimo. «Selección de poemas inéditos (V)». ViceVersa Magazine. 30 de noviembre de 2020. https://bit.ly/3fRF1Mp

© 2020 ViceVersa Magazine

Imagen de cabecera de ©2018 jplenio.

Suscríbete al blog para estar al día:

Únete a otros 1.075 suscriptores