El pasillo

Mónica Spear, in memoriam

No man is an island, entire of itself… and therefore never send to know for whom the bells tolls; it tolls for thee.

John Donne, Meditation XVII.

A Mónica Spear, in memoriam.

Camino por un pasillo
       Sé que he visto muchas veces
                      este corredor
             estas balas
esta sangre

Es un pasillo de Caracas
         de Bruselas
de Madrid

Un hombre avanza hacia mí
          Cruzamos miradas
          La muerte siempre tiene espejos
en las pupilas
                                             (lo sabía Pavese)

Al otro lado del mundo
los amos del silencio celebran el verbo
La palabra es por fin prostíbulo de los falaces

Mientras tanto
                                 avanzo por el pasillo
atravieso Medellín
París
 Kuwait
   Jerusalén
         Nairobi
            Pittsburg
           en todo caso
                   el pasadizo
                        siempre es           Caracas

      Un hombre avanza hacia mí
            presagio de adverbios rotos

He muerto tantas veces
que no tengo sombra

Quizás compraba especias
    en el mercado de Mogadiscio
y hablaba con requiebros a una mujer
Las semillas de huru saltaron por el aire
                          su nombre y el mío
                                  quedaron                     esparcidos 

              en la prensa

Quizás viajaba en el tren a Madrid
y leía a Saramago
Las hojas se mancharon de otra historia
¡Hay tanta narrativa en la sangre salpicada!

El hombre que avanza hacia mí
                                           no es un hombre
  en sus ojos hay pureza de iniquidad
   Me cruza y tropieza el alma
       Alguien ha gritado
y mientras caigo
                                        otros caen conmigo
en Caracas
en Yola
en Berlín

Ya no tengo fuerzas
lo reconozco
               Estoy cansado de la lotería
con olor a pólvora
                         de las campanas enamorando féretros
                  de yacer en el corredor
            (como un calendario del año próximo)
    esperando a que el pasillo sea el verso

El hombre se marcha
               Alguien grita que se lleva
mi reloj
               mientras yazgo sobre el titular
de mañana
pero mienten                                             todos
    no se ha llevado mi reloj

                                             se ha llevado mi tiempo

Comentarios: ¡Anímate! Para mí es importante leer tu comentario al final de la página.

© 2020 Jerónimo Alayón.

Suscríbete al blog para estar al día:

Únete a otros 3.146 suscriptores