La bandada

La bandada, Jerónimo Alayón.

Nuestras vidas son un segmento infinitesimal en la vasta escala del tiempo de la humanidad, y durante ese brevísimo lapso coincidimos con personas de toda índole, algunas extraordinarias. A veces cruzamos nuestra existencia sin mayor conciencia de ello. Puede sucedernos que pasemos treinta años al lado de alguien sin que apenas nos percatemos de que somos eso: un estornudo vital. Solo cuando se ha marchado entendemos la brevedad de la vida. Deseamos entonces que hubiese habido un después, y en dicho anhelo está la constatación de que quizás no hemos valorado a cabalidad el antes. Vivir en la perenne claridad de comprender que este minuto —justo este en el que me lees— es irrepetible y, por tanto, único constituye la clave de una serena hondura existencial.

Ya nos advertía Bauman que habitamos un tiempo líquido en el que nuestra relación con los demás también se licúa. A menudo vivimos entre el aturdimiento y la distracción, por consiguiente, queda poca atención que prestar al otro, fuente inagotable de nuestras dichas e infortunios y el único destinatario racional de nuestra humanidad. En medio de este caos, precisamente, nos perdemos el fulgor que son quienes nos acompañan. Estamos tan ocupados en hacer y parecer que olvidamos el ser y el perecer. En estas condiciones, la vida es un viaje a solas.

Hay un modo de evitar la soledad existencial: mirar con atención al otro en el momento presente. Al hacerlo, nos implicamos en la condición humana. Por cierto, los sentimientos no se actualizan en el ayer o el mañana, solo en el hoy, y ello constituye la base de eso que los psicólogos llaman realización. Con frecuencia la gente cree sentirse realizada si ha comprado un auto, un objeto caro o una casa. Sin duda alguna que sí: hay un grado alto de satisfacción en lograr tales metas materiales, pero nos realizamos cuando somos capaces de experimentar un sentimiento en la actualidad del ahora.

Se puede sentir algo por un objeto, por ejemplo, cuando le atribuimos un significado especial, un valor sentimental, pero solo las personas pueden otorgarnos el retorno de un sentimiento y la abstracción del mismo bajo una razón de ser. La dimensión afectiva del hombre se completa y adquiere sentido en la otredad.

Decía que en este breve viaje que es la existencia tenemos la fortuna de ir acompañados por algunas personas. A cada cual corresponde la cercanía de una pequeña constelación terrenal. La esencia de la condición humana es la pluralidad. Fuera de esta, aquella se empobrece al extremo de hacerse insoportable. No hay modo de que la vida sea placentera si se la vive mirando con extrema gula al yo. El placer de vivir está en los otros, no en nosotros.

Lo cierto es que, lo queramos o no, viajamos en bandadas. Ser capaces de oír el batir de todas las alas por encima del propio es un ejercicio de relatividad existencial muy útil cuando habitamos un tiempo de absolutos existenciales. Hoy se habla mucho de conectividad y relaciones humanas, pero yo estoy aludiendo a algo más profundo, estable y duradero: la implicación humana, esto es, complicarnos la existencia propia con la del otro y sus circunstancias. No se trata de tener muchos seguidores en las redes sociales y pasarse el día publicando en ellas. El asunto es calzarse los zapatos y salir a la calle a abrazar el destino de alguien que nos necesita.

Personalmente estoy convencido de que vivimos un tiempo de evasiones. Pasamos el día concentrados en nuestros aparatos, conectados con cientos o miles de personas, pero sin tocar fondo. Toda esta tecnología sirve y es maravillosa a fin de profundizar la relación con el otro, solo que pocas veces lo hacemos. Frecuentemente elegimos ser surfistas. El buceo existencial asusta porque la hondura de las relaciones humanas atemoriza: exige un compromiso que la liquidez de nuestra era no nos permite. Bauman nos diría que aquellas deben ser lo suficientemente frágiles como para poderlas quebrar cuando nos convenga. Así se nos va lo mejor del viaje, y olvidamos que la última etapa de esta expedición vital casi siempre es solitaria. Los otros van dejando de estar… Y el yo queda a solas con su memoria.


Comentarios: ¡Anímate! Para mí es importante leer tu comentario al final de la página.

Alayón, Jerónimo. «La bandada». El Nacional. 13 de agosto de 2021 | https://www.elnacional.com/author/col-jeronimoalayon/

© 2021 El Nacional

Suscríbete al blog para estar al día:

Únete a otros 2.920 suscriptores

¡Anímate a comentar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.