El andén de Heráclito, nuevo poemario

Disponible en papel y Kindle

Es motivo de alegría para mí poder compartir con ustedes El andén de Heráclito, mi último poemario, esta vez por intermedio de mi heterónimo Kornelius Dekker. Si alguien desea saber más acerca de mis heterónimos y del Proyecto Akanthos, puede hacer clic aquí. Me permitiré resumir brevemente los dos trasfondos filosóficos tanto de este poemario como de la trilogía a la cual pertenece, y concluiré señalando dónde adquirir la obra.

Ubicación contextual

Como sabrán, Kornelius Dekker es mi heterónimo dedicado a temas filosóficos. En esta ocasión, la voz poética avanza respecto del poemario anterior, Evanescencia (2015), y se asume como parte plenamente escindida de la identidad del yo, recluida «en la caverna de hielo al fondo del espejo». Desde allí, el yo originario dialoga con el yo que habita el mundo material (que llamaríamos «real»), y que al hacerse cada vez más distante del yo originario, ha terminado siendo un .

La trilogía se cerrará con un próximo poemario titulado Visiones de Akanthos (a publicar en 2024), en el que la voz poética que habla desde el interior del espejo (completamente escindida del tú que está en el mundo material) construye un complejo y alucinado topos, una «ciudad imposible» que nadie vio…

Trasfondo filosófico de la obra

Imaginación, imaginario e imaginal

Uno de los dos trasfondos filosóficos de la trilogía poética es la noción kantiana de imaginación trascendental, pasada por el tamiz del idealismo alemán y puesta en sintaxis con la noción corbiniana de imaginal.

Kant distinguía entre la imaginación reproductiva o mimética (con la que representamos el mundo material) y la imaginación productiva o trascendental (que crea de un modo trascendente sus propias imágenes). Los poskantianos como Ernst Cassirer, Lucian Blaga y Paul Ricoeur, entre otros, consideraron esta imaginación trascendental como la fuente de los símbolos que moldean apriorísticamente la cultura.

Ahora bien, el idealismo alemán (principalmente Fichte, Schelling, los hermanos Schlegel, Hölderlin y Novalis) dio a la noción kantiana de imaginación trascendente una dimensión demiúrgica en la que el genio creador construye mundos fantásticos (tan densamente ontológicos como el material) en un viaje introspectivo —descendente y nocturno— hacia el Hades que habita en cada uno, un viaje órfico en el que solo la catábasis (descenso) hace posible la revelación en una anábasis (ascenso) —portadora de conocimiento—, magistralmente representadas por Novalis en Himnos a la noche (1800).

A estos entes de la fantasía, ontológicamente tan densos como los entes materiales, el filósofo francés Henry Corbin (a finales de la década de 1950) los ha llamado imaginales para distinguirlos de los entes imaginarios, más simples.

La voz poética que habla desde «la cueva al fondo del espejo», tanto en Evanescencia (2015) como en El andén de Heráclito (2023), lo hace desde la noción kantiana de imaginación trascendente creando apenas entes imaginarios. Será en el próximo volumen, en Visiones de Akanthos, donde la voz poética dará el salto a convertirse en productora de entes imaginales creando un mundus imaginalis, un ecosistema de símbolos lo suficientemente denso como para que el lector llegue a dudar de su inexistencia, a cuyo fin se ha echado mano de la consabida noción aristotélica de verosimilitud.

Pensamiento de Heráclito

El otro trasfondo filosófico es el pensamiento heraclíteo, como podrá adivinarse por el título del poemario. El logos (palabra/razón) constituye, por supuesto, la base de la concepción heraclítea del libro, pero, en este caso, se trata de un logos evanescente cuya mutabilidad rige el eterno cambio del mundo, el πάντα ρεῖ (panta rei, ‘todo fluye’): «En los mismos ríos entramos y no entramos, somos y no somos». Platón lo diría con más claridad en el Cratilo: «Todo se mueve y nada permanece, y en el mismo río no nos bañamos dos veces». Este perenne fluir, en el libro, es producido por el logos.

Otros dos aspectos del pensamiento de Heráclito que permean el poemario son la lucha de los opuestos —figurada por el yo del espejo versus el yo material— y la presencia del fuego, asumida desde su opuesto, el hielo. Solo en el tercer poemario de la trilogía el fuego y la luz tendrán presencia protagónica (y antagónica respecto del hielo y la oscuridad).

El andén de Heráclito es, en cierto modo, el viaje órfico de Alfeo, un viaje —como decía Paul Klee— en dirección al espejo que mira hacia dentro, un viaje a tientas en el que la poesía es un pasaje hacia las cosas y su sombra, hacia los otros y su inaccesibilidad… y en el que el olvido es el más breve de los recuerdos.

A modo de conclusión

Aun cuando el fundamento filosófico del libro pueda parecer complejo, no lo es su lectura, pues está pensado, a fin de cuentas, como un hecho estético.

Espero que el libro sea del agrado de la mayoría. Si desean dejar algún comentario, pueden hacerlo desde la sección de contacto. Agradezco de antemano tanto la lectura de este nuevo libro como los comentarios.

Si desean leer un muestra, pueden descargarla haciendo clic aquí.

El andén de Heráclito ya está disponible en papel y en Kindle (incluye Kindle Unlimited) aquí: https://www.amazon.es/dp/B0CQGGHSFF

Para críticos y académicos, facilitaré la citación en Chicago y APA:

Alayón, Jerónimo. El andén de Heráclito. Caracas: Autor, 2023. https://www.amazon.es/dp/B0CQGGHSFF

Alayón, J. (2023). El andén de Heráclito. Autor. https://www.amazon.es/dp/B0CQGGHSFF

Disponible para compartir en redes sociales:

Sígueme en mis nuevas redes sociales:

Suscríbete a mi blog literario NIEBLA para estar al día…

Únete a otros 1.435 suscriptores

© Jerónimo Alayón

CITA CHICAGO:
Alayón, Jerónimo. «El andén de Heráclito, nuevo poemario». Niebla (blog). 29 de diciembre de 2023. https://wp.me/pbjMCM-2T1

CITA APA:
Alayón, J. (2023, 29 de diciembre). El andén de Heráclito, nuevo poemario. Blog Niebla. https://wp.me/pbjMCM-2T1

Publicaciones Similares